The Vanishing Cabinet

Como las habitaciones secretas, como los cajones maravillosos de los magos, así aparecen de forma milagrosa -por la magia de la química-, los rostros y cuerpos. Con ayuda del sol al cual, recordando las palabras de Edgar Allan Poe, alguien le ordenó que pintara su retrato, y el sol obedeció.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad