Texts

Incoherencias – Una pequeña historia del absurdo
por Alfonso de Castro

Inconsistencies is an attempt to share everyday desires and pleasures: good food, good wine, interesting conversations and of course, a certain way of taking pictures. Walks, trips, weather, loneliness and crowds are piling up generating experiences that modulate our way of seeing. It is a work expressly black, dark, but not sad and although it costs to see happiness in the twisted variations of this black and white without compromise, in the e fort, in the course of its reading there is a certain promise of satisfaction, as a kind of redemption maybe?

Our main intention is playful, pagan and irresponsible, a real divertimento and we leave to the criterion of the eye that is looking at the responsibility of finding the meaning, because even if it was known long ago today it seems to have forgotten that photography enjoys a semantic density that It makes it o ten invisible and we will always lack words to describe it. The experience can be very intense even though only the banal can be said. It is your turn. It is time to enjoy then!

Incoherencias es un intento por poner en común los deseos y placeres cotidianos: la buena mesa, el buen vino, conversaciones interesantes y como no, una determinada forma de hacer fotografía. Paseos, viajes, el clima, la soledad y el gentío se amontonan generando experiencias que modulan nuestra manera de ver. A lo mejor es algo tan sencillo como una especie de remedio melancólico contra el Alzheimer, fotografiando para la vida pasada, para que la experiencia ya sea seca como la vida o amarga como el desamor, no se nos ahogue, como decía Calvino, en “la sombra insegura del recuerdo”. 

Es un trabajo expresamente negro, oscuro, pero no triste y aunque cueste atisbar la felicidad en las retorcidas variaciones de este blanco y negro sin concesiones, en el esfuerzo, en el recorrido de su lectura hay una cierta promesa de satisfacción, ¿a modo de expiación, tal vez?. Nuestra principal intención es por supuesto lúdica, pagana e irresponsable, un verdadero divertimento y dejamos al criterio del ojo que lo mire la responsabilidad de encontrarle el sentido, pues aunque fue sabido hace tiempo hoy parece haberse olvidado que la fotografía goza de una densidad semántica que la hace en muchas ocasiones invisible y siempre nos faltarán palabras para describirla. Pero esa experiencia puede ser muy intensa a pesar de que sólo lo banal puede ser dicho. Es el turno de todos ustedes. Es tiempo de gozar pues!.